Felix J. Palma

Bienvenida

Queridos lectores,

Para mí es un placer daros la bienvenida a mi página web oficial. Aquí encontraréis la información más completa y actualizada sobre mi obra. Si os apetece una aproximación más directa, también podéis seguir mi blog, donde hablo de lo humano y lo divino, pero sobre todo de mi concepción de la literatura, de un modo más informal y cercano. Las novedades sobre mis libros también podéis seguirlas en mi página oficial de facebook, cuyo enlace encontraréis en esta misma página. Espero que disfrutéis de vuestra visita.

Os envío un fuerte abrazo,

Félix

Blog

DE CARACOLES Y ALIENS

23 de diciembre de 2013

 

Una de las preguntas que más suelen hacernos a los escritores es: ¿por qué escribimos? Como si la razón se hallara en alguna escena sumamente reveladora de nuestra infancia o adolescencia, en algún suceso que nos marcó de tal modo que no nos dejó otro camino para realizarnos que el de la escritura. A veces, creo que los periodistas nos lo preguntan buscando un titular, invitándonos amablemente a que les contemos algún acontecimiento peliculero, algo moderadamente traumático que justifique lo que somos. Un suceso, en fin, que lo explique todo. Pero sospecho que no hay nada de eso. Los escritores no decidimos convertirnos en escritores de la noche a la mañana. No creo que lo hagamos espoleados por un hecho concreto, por un acontecimiento delimitado en el tiempo y que no hemos podido olvidar. Creo que más bien decidimos hacerlo sin darnos cuenta, por nacer con una cierta disposición a la introspección o al recogimiento que luego nuestras circunstancias vitales terminan puliendo. Es decir, nos hacemos escritores debido a un rosario de sucesos e impresiones desperdigadas por nuestra adolescencia, del que resulta muy difícil escoger una sola cuenta.
Sin embargo, hay escritores que tienen muy claro qué suceso les convirtió en escritores, sobre qué momento crucial de su juventud se sustenta su vocación, y otros que probablemente se lo hayan inventando para satisfacer a periodistas y lectores. Sea como fuere, hay motivos verdaderamente novelescos. Una amiga me contó una vez que ella escribía gracias a los caracoles. No se trataba de que los simpáticos moluscos le trasmitieran telepáticamente lo que tenía que escribir, o que se lo dictaran con sus vocecillas de cuento. Se debía a que una vez, siendo niña, su abuela la había llevado a recoger caracoles después de una tormenta. Tras la recolección, dejaron la bolsa de plástico en la mesa de la cocina y se fueron a hacer alguna otra cosa, pero cuando regresaron a la habitación descubrieron que los caracoles habían huido de su prisión de plástico en una fuga quieta. Y estaban por todas partes: por las paredes, por el suelo, por las puertas de los muebles, como incrustaciones de colores, una especie de pedrería fantástica que alguien había engastado en la realidad. Fue querer describir esa estampa tan onírica como atractiva lo que la convirtió en escritora.
Cuando me lo contó, no pude más que sentir envidia de que alguien pudiera concretar su destino de escritor con una imagen tan exacta. Yo, en cambio, no disponía de ninguna escena semejante con la que contentar a los periodistas. Mi abuela siempre había echado los caracoles a la olla enseguida, sin darle la oportunidad de diseñar sus bellas constelaciones sobre los azulejos de la cocina. Así que cuando me preguntaban por qué había decidido convertirme en escritor, yo solo podía ofrecer respuestas tan generales como sosas: que si la escritura era el único modo que tenía a mi alcance de contar una historia, que si nada me gustaba más que emocionar a otros con algo inventado por mí, y bla, bla, bla…
Pero hace unos días, encallado de nuevo en la pregunta de marras, decidí dejarme de vaguedades y contestar con algo concreto, con la imagen peliculera que el periodista me estaba implícitamente demandando. Así que hice memoria, me obligué a bucear en mi pasado para intentar encontrar la primera pista de que iba a convertirme en escritor de las muchas que debía de haber diseminadas por mi infancia. Y tropecé con un recuerdo que bien podía servirme.
Yo tendría once o doce años. Por aquel entonces, mi padre realizaba un viaje anual a la capital por cuestiones de trabajo, y allí pasaba tres o cuatro días, tras los que volvía cargado de regalos. Siempre eran juguetes, pero una vez trajo algo que no se podía tocar: una historia. Había entrado en un cine y había visto una de esas película de estreno que por aquellos años no llegaban a nuestras salas de provincia, invadidas por los mamporros de Bruce Lee y las correrías libidinosas de Jaimito, hasta mucho tiempo después. Y le había entusiasmado tanto que no pudo resistirse a contárnosla con minuciosidad y emoción, como un trovador de los de antes. Era la historia de una nave de carga que, siguiendo una señal de auxilio, aterrizaba en un planeta donde descubría unos misteriosos huevos. Mientras la tripulación los estudiaba, uno de ellos liberaba una extraña criatura que se adhería como una macabra ventosa al casco de uno de los oficiales, para algunas escenas después provocarle la muerte surgiendo de su estómago en una estremecedora erupción de sangre y tripas. Y mientras mi padre contaba la cacería que tenía lugar a continuación por las tenebrosas entrañas del carguero, mi imaginación iba traduciéndolo todo en imágenes, incluido aquel bicho cuya sangre era ácido. Unos años después, gracias a la irrupción del video doméstico, pude ver al fin aquella película, pero pese a las fascinantes imágenes de Ridley Scott y los inquietantes diseños de H. R. Giger, siempre preferiré las escenas que transcurrieron en mi mente, exceptuando, claro, aquella en la que la suboficial Ripley se quedaba en ropa interior para ponerse el traje espacial, convirtiéndose de paso en uno de los mitos eróticos de los ochenta.
No sé si existirá en mi pasado un momento anterior a aquel que explique mejor lo que he acabado siendo, pero de momento no recuerdo ninguno más viejo. Así que no resultaría descabellado afirmar que me convertí en escritor aquel día en el que, metido en la cama, me pasé toda la noche tratando de inventar una historia tan emocionante como la que acababa de escuchar de labios de mi padre. Era como si la literatura se hubiera adherido a mi cara y navegara ya por mi interior, esperando el momento de irrumpir a través de mi pecho convertida en vocación.

Una de las preguntas que más suelen hacernos a los escritores es: ¿por qué escribimos? Como si la razón se hallara en alguna escena sumamente reveladora de nuestra infancia o adolescencia, en algún suceso que nos marcó de tal modo que no nos dejó otro camino para realizarnos que el de la escritura. A veces, creo que los periodistas nos lo preguntan buscando un titular, invitándonos amablemente a que les contemos algún acontecimiento peliculero, algo moderadamente traumático que justifique lo que somos. Un suceso, en fin, que lo explique todo.

 

Besar con la mente

20 de febrero de 2013

 

Hoy me acerco a este espacio para recomendaros un libro. Cualquier excusa es buena para quitarle un poco el polvo a este blog, antes de que la carcoma y los hierbajos empiecen a rondarlo como si se tratara de una casa abandonada. Pero baldeos aparte, el libro del que voy a hablaros me ha entusiasmado tanto que no quisiera que ese entusiasmo se contagiara únicamente a las personas que habitan en el perímetro de mi vida, sobre todo porque mi mujer ya lo ha leído y el perro prefiere el ensayo. Me gustaría que se transmitiera mucho más allá, por todo el planeta a ser posible, cual pandemia zombi.
Pero desvelemos ya su título: se trata de la novela Contra el viento del norte, del escritor austríaco Daniel Glattauer, uno de esos fenómenos editoriales de los que quienes vamos de lectores avezados solemos desconfiar. Reconozco que es una novela que jamás habría leído de no darse la feliz circunstancia de que estas navidades el bueno de Santa consideró oportuno dejarme un Kindle en el calcetín de la chimenea. Hasta entonces yo era uno de esos escritores que en las entrevistas aseguraban que preferían el libro de papel al electrónico, para luego soltar un discurso sentimentaloide sobre el tacto, el aroma y demás sensaciones orgánicas que uno experimenta al acunar en las manos uno de esos libros de toda la vida. ¿Me ha hecho cambiar de opinión mi flamante Kindle? Mantengamos el misterio y dejemos la respuesta a esa pregunta para otro post, que bien lo merece. A donde quería llegar es a que el lector electrónico ofrece la posibilidad de descargarte una muestra de cualquier libro antes de comprarlo, un pequeño adelanto que suele contener tres o cuatro capítulos, los suficientes para saber si va a gustarte o no. Eso nos permite realizar el hojeo que uno lleva a cabo en las librerías tumbado cómodamente en la cama en vez de estorbando en un pasillo del Fnac o El Corte Inglés. En resumen, leí aquella muestra con el presuntuoso alzamiento de cejas de quien no va a dejarse engañar por los parabienes publicitarios… y acabé adquiriendo el libro sencillamente porque tras leer aquel avance la posibilidad de no comprarlo había dejado de existir, se había desvanecido de todos los mundos paralelos en los que habito, reproducido hasta el infinito. Había quedado contagiado, y ahora no podía hacer otra cosa que ver cómo evolucionaba la historia de amor epistolar de Leo y Emmi.
Vaya por delante que este puñado de párrafos no pretenden ser una crítica al uso de la novela. Para eso me bastaría una sola línea: Contra el viento del norte es una magnífica novela, ya están tardando en leerla. No, esta entrada pretende explicar el porqué de ese entusiasmo que rara vez te provoca un libro, y cuyas razones a veces no tienen que ver tanto con la calidad intrínseca de la novela como con lo que su temática nos despierta por dentro. La novela de Glattaure narra algo muy habitual en los tiempos que corren, donde la tecnología permite que el amor eclosione de un modo muy distinto a como lo hacía en la época de nuestros padres: la relación que se establece entre dos personas que se enamoran por email. Hoy en día es difícil encontrar a alguien a quien no le haya pasado algo parecido, o que no conozca a algún amigo o compañero involucrado en un idilio electrónico. En la novela, Leo y Emi se tropiezan en el vasto océano del ciberespacio de forma casual, lo cual siempre nos resulta más fascinante porque tras lo fortuito tendemos a intuir la mano de nieve del destino, pero si hubiese sido un acto deliberado, si ambos se hubiesen encontrado en un chat, por ejemplo, el desarrollo de la historia no habría cambiado mucho. Lo importante es que, durante un largo tiempo, ambos se comunican sin saber cómo es el aspecto físico del otro —al principio, ni siquiera conocen la edad o las circunstancias de su vida—, y se enamoran usando lo único que tienen a su alcance: las palabras. Y ahí es a donde quería llegar. Leo y Emmi no se conocen, nunca se han visto, pero desde los primeros email comprenden que han encontrado al amor de su vida, y lo saben por cómo escribe, por cómo el otro baraja las palabras hacinadas en el diccionario para apresar lo que siente en cada momento, hasta su matiz más recóndito. Comienza entonces un juego de seducción donde no cabe nada físico ni palpable, solo la ironía, la inteligencia, el humor, la astucia, el ingenio, la capacidad de reflexión, de conmover al otro, todo eso que solo puede transmitirse con la palabra, porque como Leo afirma en un momento de exaltación, “escribir es besar con la mente”. Y una vez los personajes entablan su peculiar relación, esta empieza a atravesar las fases obligadas, que todo el que haya protagonizado un romance por internet sin duda reconocerá, como la mitificación del otro, de esa persona que no forma parte de nuestra vida y sin embargo, de repente, está ahí, envolviendo nuestra rutina como un aroma, convertida en un excitante misterio que nada puede mancillar porque no se roza contra lo cotidiano, alguien a quien sin quererlo empezamos a retrasmitir nuestra existencia, escondiendo bajo la alfombra los episodios más miserables y ofreciéndole los mejores como un tributo, alguien ante quien podemos dibujar nuestra vida como realmente nos gustaría que fuera, añadiéndole más emoción, limando sus imperfecciones, sublimándola.
Cuando uno acaba Contra el viento del norte, después de haber sido privilegiado testigo del encantador y adictivo dialogo entre Leo y Emi, no puede evitar sentirse repentinamente solo. Y mucho menos puede evitar preguntarse, ante la sensación de veracidad que lo ha embargado mientras leía sus páginas, si realmente el tal Glauttauer ha vivido algo semejante, o sencillamente es uno de esos escritores capaces de hacer magia, o lo que es lo mismo, de hacer literatura.
La novela tiene una segunda parte de hermoso título, Cada siete olas. Al principio, pensé en no leerla para no estropear el buen sabor de boca que me había dejado la primera, acogiéndome de modo casi reflejo al popular dicho de que las segundas partes nunca fueron buenas. Sin embargo, voy a leerla, no solo porque como autor de una trilogía no me gustaría que mis lectores pensaran así, sino porque la opción de no leerla se ha desvanecido de todos los mundos paralelos en los que habito, reproducido hasta el infinito. Necesito saber qué va a ser de Leo y Emi. Lo necesito. Sus malabares con las palabras, su modo de enamorarse, me ha contagiado.

Hoy me acerco a este espacio para recomendaros un libro. Cualquier excusa es buena para quitarle un poco el polvo a este blog, antes de que la carcoma y los hierbajos empiecen a rondarlo como si se tratara de una casa abandonada. Pero baldeos aparte, el libro del que voy a hablaros me ha entusiasmado tanto que no quisiera que ese entusiasmo se contagiara únicamente a las personas que habitan en el perímetro de mi vida, sobre todo porque mi mujer ya lo ha leído y el perro prefiere el ensayo. Me gustaría que se transmitiera mucho más allá, por todo el planeta a ser posible, cual pandemia zombi.

 

Video Destacado

Citas

  • Los relatos de Félix J. Palma son una pura delicia y de obligada lectura para cualquier lector inquieto.

    Care Santos - Escritora -
  • Los relatos de Félix J. Palma son de una brillantez insólita, sostenidos por una prosa cálida que late a la par del lector, envolviéndolo, engatusándolo. Todos sus libros de cuentos son un acontecimiento literario.

    Hipólito G. Navarro - Escritor -
  • Félix J. Palma posee una prosa distinguida que nunca renuncia al humor.

    Juan Bonilla - Escritor -
  • O yo no conozco mi oficio o Palma es un auténtico narrador.

    Alberto Vázquez-Figueroa - Escritor -
  • Palma hace su debut en EE.UU. con El mapa del tiempo, la primera parte de una trilogía brillante, un thriller fascinante que explora las ramificaciones del viaje en el tiempo en tres relatos que se entrecruzan.

    Publishers Weekly - El mapa del tiempo -
  • El mapa del tiempo es una narración lírica y una lectura apasionante.

    Library Journal - El mapa del tiempo -
  • El mapa del tiempo es una hermosa combinación de géneros.

    The Washington Post - El mapa del tiempo -
  • El mapa del tiempo es una lectura compulsiva. Palma se sumergió en la época victoriana y la resucita de manera maravillosa.

    The Boston Globe - El mapa del tiempo -
  • Una obra maestra… Palma utiliza los ingredientes básicos del steampunk -fantasía, misterio, súper aventuras y alta tecnología de la época victoriana- obteniendo un resultado maravilloso.

    The Seattle Times - El mapa del tiempo -
  • Félix J. Palma es el maestro de la trama ingeniosa.

    Kirkus Reviews - El mapa del tiempo -
  • El mapa del tiempo es un cóctel de géneros que magnetiza a quien la recorre y resucita la felicidad de leer.

    Luis Manuel Ruiz, Mercurio - El mapa del tiempo -
  • 600 páginas de acción trepidante narradas con una prosa de alta calidad: el best seller que un profesor de literatura no se avergonzaría de leer.

    Antonio J. Morato, El Público - El mapa del tiempo -
  • (…) Un novelón de paradojas temporales, sueños científicos, mitos literarios y amores sin fecha de caducidad que quedará marcado en la memoria de sus lectores.

    Ricard Ruiz, El periódico de Cataluña - El mapa del tiempo -
  • El mapa del tiempo es un libro de aventuras posmoderno. Posee una trama hábilmente construida, unos diálogos inteligentes y una resolución magnífica. El resultado, además de gozoso, se acerca a lo excelente.

    Ángel Juristo, ABC - El mapa del tiempo -
  • El mapa del tiempo es una maravilla de principio a fin, un ejercicio de estilo excelso que supera a muchas fantasías victorianas del mercado anglosajón. Una obra maestra.

    Manu González, Qué Leer - El mapa del tiempo -
  • En El mapa del tiempo, Palma revisa el mito de la obra de Wells y la naturaleza del tiempo a través de un inteligente, emocionante y ágil juego metaliterario.

    Guillermo Busutil, La opinión de Málaga - El mapa del tiempo -
  • El mapa del tiempo es un libro emocionante y vertiginoso, con una trama donde las vueltas de tuerca, los descubrimientos y las aventuras se suceden a un ritmo que deja al lector sin aliento.

    Blog Solodelibros.es - El mapa del tiempo -
  • En El mapa del tiempo la emoción, la intriga y el más difícil todavía están siempre presentes, un fantástico homenaje, en definitiva, a los clásicos de ciencia ficción de finales del siglo XIX realizado con gran maestría.

    Cristina Monteoliva, La bibliotaca Imaginaria - El mapa del tiempo -
  • Félix J. Palma es un fantástico contador de historias. No solo las tiene a puñados, y todas apasionantes, sino que sabe narrarlas de manera excepcional. Es difícil trasmitir el encanto que habita en sus páginas.

    Blog Pompas de Papel - El mapa del tiempo -
  • Después de leer El mapa del tiempo, a uno le queda la sensación de que Palma se lo ha puesto difícil a cualquiera que se atreva a recoger el testigo de los viajes temporales. No va a ser fácil, pero nada fácil, superar a una novela como ésta.

    Andrés Pérez Domínguez, escritor - El mapa del tiempo -
  • Hacía mucho tiempo que un libro de ciencia ficción no me conmovía de manera tan profunda como lo ha hecho El mapa del tiempo. Y es que, con todos los respetos, creo que nos encontramos ante una obra maestra del género.

    Susana Vallejo, Literatura Prospectiva - El mapa del tiempo -
  • Divertida, aventurera, deliciosamente romántica al viejo estilo. El mapa del tiempo, una lectura gozosa y un verdadero recreo.

    Miguel A. Delgado, Dioses y monstruos - El mapa del tiempo -
  • El mapa del tiempo es uno de los fenómenos literarios de la temporada. Es difícil toparse con un título tan magistralmente equilibrado como éste, tan coherente con su propósito de reivindicar un entretenimiento de altura, tan afilado en su lenguaje y tan éticamente responsable con el sentido último de lo literario.

    Blog Letras y palomitas - El mapa del tiempo -
  • (…)Repleta de imágenes inolvidables, tejida de frases sugerentes esgrime una de las tramas más osadas y mejor trazadas de los últimos tiempos.

    Marian Womack, Diario de Cádiz - El mapa del tiempo -
  • Recordad que esto no es meramente ciencia-ficción: es fantasía, son aventuras, es drama, es amor, es una sorpresa tras otra, es un folletín pero con la calidad indiscutible de un gran escritor.

    Anika entre libros - EL mapa del cielo -
  • (…) Algo sorprendente y diferente para aquellos lectores que no están acostumbrados a la ciencia ficción, y mucho menos al subgénero literario del steampunk que agrupa ciencia ficción, fantasía con tecnología del siglo XIX, futuro alternativo, rebelión e inspiración clara en Julio Verne y H. G. Wells

    La opinión de Málaga - El mapa del cielo -
  • Un apasionante rompecabezas en el que Palma va colocando las piezas sin orden aparente y en el que termina configurando una ilustración perfecta de cómo se construye una historia.

    Lee más libros - EL mapa del cielo -
  • (…) H. G. Wells como personaje, junto a una trama en sí muy entretenida, hacen de ésta una perla de lo que podríamos clasificar sin temor como literatura steampunk española.

    Steampunk y otros retrofuturismos - El mapa del cielo -